Banner Observatorio Nutricional izquerda
Banner Observatorio Nutricional derecha

Más peruanos con sobrepeso y obesidad cada año

Mas peruanos con sobrepeso y obesidad cada anho

8 de cada 10 peruanos considera que la obesidad es un grave o muy grave problema del país, según la encuesta del Instituto Integración. Y efectivamente constituye una realidad alarmante: más de la mitad de peruanos (58%) tienen exceso de peso y un alto 21% sufren de obesidad. “Perú tiene altos niveles de obesidad y es una enfermedad generalizada en América Latina”, señala Óscar Boggio, consultor de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El promedio de sobrepeso y obesidad en la región es casi el doble que el promedio mundial, según estadísticas de la OMS. A diferencia de Perú, países como México y Chile optan por acciones agresivas para orientar el consumo y controlar la publicidad de alimentos ultra procesados. “En los últimos quince años, el país atendió más a la desnutrición crónica infantil (DCI) que a la obesidad, ambas enfermedades ocasionadas principalmente por una mala nutrición en la dieta”, afirma el endocrinólogo Segundo Seclen. Mientras que la DCI se presenta desde la infancia (afecta la estatura y el desarrollo físico), la obesidad suele desarrollarse a partir de los cinco años y alcanza niveles más elevados en la adultez.

A diferencia de la DCI, cuyos afectados se han reducido a casi la mitad en la última década, el sobrepeso aumenta 1% al año en Perú, según la OMS. Pero esta enfermedad no es la única condición de exceso de peso. La obesidad afecta a 21% de peruanos y además, se calcula que existen 2 millones con diabetes (entre diagnosticados y no diagnosticados) Esto coloca a Perú como un país en emergencia si se compara con otros países con similar PBI, según el Índice de Progreso Social.

Para el endocrinólogo Ray Ticse, la alta ingesta de calorías del peruano se contradice con la poca práctica de ejercicios físicos. “Para que se considere ejercicio, la actividad física debe consistir en treinta minutos diarios constantes por cinco días a la semana como mínimo de desgaste cardiovascular” señala. Es decir, cualquier traslado a pie no está considerado. Cabe señalar que la actividad física en relación a la perdida de calorías es iferente en cada organismo, por lo que cada persona debe identificar su tipo de metabolismo.

En el 2006, 40% de peruanos indicaron que hacen poca actividad física o tienen una vida sedentaria, usualmente por tener trabajos sentados. La mayoría de latinoamericanos que cumplen con treinta minutos de actividad física lo consigue en las rutinas de transporte.  Además en la encuesta de Integración, solo el 19% de peruanos señaló haber realizado deporte durante la semana anterior. Asimismo, en el 2010, solo 2% de escolares tuvieron clases de educación física tres días o más cada semana, situación que probablemente ha continuado por no aplicar otra malla curricular (una que no excluya las activididades deportivas por falta de infraestructura o una jornada escolar muy corta). Según Seclen, para disminuir los índices de exceso de peso se necesita que el peruano cambie su estilo de vida. Este escenario es alarmante por las consecuencias médicas del sobrepeso y la obesidad, que son el paso previo para contraer enfermedades crónicas como diabetes, enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer

En el 2013, el Congreso de la República aprobó la ley N° 30021 “Ley de Promoción de la Alimentación Saludable para Niños, Niñas y Adolescentes” que fue ratificada en el Poder Ejecutivo y publicada en el diario El Peruano. Esta ley contempla la promoción de una buena alimentación, el deporte y la actividad física en los centros educativos, implementar kioscos y comedores saludables y una serie de obligaciones y prohibiciones en la publicidad de las marcas de alimentos y bebidas procesadas dirigidas a niños y adolescentes menores de dieciséis años.

En esta forma, se obliga a que se incluya en la publicidad (incluida la que aparece en el producto) los niveles de sodio, azúcar, grasas saturadas y grasas trans. Además, se prohíbe la publicidad engañosa que fomenta el consumo de alimentos y bebidas no saludables como prohibir el uso de expectativas (sensación de superioridad, aumento de fuerza, estatus o popularidad), testimonios de personajes conocidos, imágenes de productos naturales y el vínculo padre-hijo (en que el padre es más inteligente o generoso con el niño). Sin embargo, esta ley ya lleva casi tres años sin implementarse porque no se lograría consenso para identificar los niveles límite de azúcar, sodio y grasas para considerar a los productos sujetos o no de la ley. “Existe presión de la industria para evitar esta ley regulatoria; sin embargo, debe llegarse a un acuerdo como en México, Chile y Ecuador”, señala Seclen.

Actualmente, México implementa desde su Gobierno Federal una Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes. Incluye la no venta de comida rápida en colegios, la capacitación del personal médico para la prevención, campañas de promoción de actividad física y alimentación saludable, y criterios nutrimentales y de publicidad para los anunciantes de alimentos y bebidas10. Asimismo, Chile y Ecuador tienen reglamentos para el etiquetado de los alimentos y bebidas, para que se entiendan mejor los niveles de azúcares, grasas, sal, calorías y la presencia de alimentos transgénicos.

Pin It