Banner Observatorio Nutricional izquerda
Banner Observatorio Nutricional derecha

El insomnio, la marihuana y la obesidad tienen algo en común (aunque no lo creas)

El insomnio la marihuana y la obesidad tienen algo en comun
Por: Lauren Cooper
 

La gente come más cuando le falta sueño, revela un estudio

He aquí otra razón para pasar más tiempo dormidos y evitar privarnos de sueño: escatimar el sueño puede darnos el mismo tipo de antojo que sienten quienes fuman marihuana, lo que nos pone en riesgo de aumentar de peso. Eso se debe a que el cerebro produce naturalmente sustancias similares a las que se encuentran en la marihuana, llamadas endocannabinoides.

“Esas sustancias tienen el efecto de promover el apetito. Nos impulsan a comer por placer y parece que nos hacen elegir alimentos más sabrosos, ricos en grasas, azúcares y sal“, explica Erin Hanlon, Ph.D., experta en sueño de la Universidad de Chicago, cuyo estudio sobre este tema fue publicado recientemente en la revista Sleep.

“Cuando no dormimos lo suficiente hay mayor concentración de esas sustancias en la sangre”, indica Hanlon, y eso hace que sea más difícil resistirnos al atractivo de la caja de galletas a media tarde, lo que a su vez nos hace subir de peso. “Existe una vinculación clara entre la falta de sueño y el aumento del riesgo de obesidad”, asegura Hanlon.

Para probar la hipótesis de que la falta de sueño produce un aumento de endocannabinoides, Hanlon y su equipo reclutaron a 14 voluntarios y les permitieron dormir ya fueran las saludables 8.5 horas por noche o solo 4.5 horas durante 4 noches consecutivas en el laboratorio de sueño de la Universidad de Chicago. Todos los voluntarios se sometieron a un periodo de cuatro días de cada patrón de sueño.

Cada hora se les monitoreó la sangre lo que reveló que el nivel de endocannabinoides en el grupo que durmieron 8.5 horas por noche se elevaba hacia la hora del almuerzo y luego caía rápidamente unas dos horas después. Por otro lado, el nivel de endocannabinoides en el grupo privado de sueño se elevaba hacia las 2 p.m. y se mantenía así a lo largo de la tarde y la noche.

Hanlon y su equipo después monitorearon la cantidad y el tipo de alimentos que comían los voluntarios. Después de cada sesión de sueño, tanto larga como corta, los voluntarios consumían la misma cantidad de calorías a la hora de la comida. Pero entre el almuerzo y la cena, los participantes consumían alrededor de 600 calorías en refrigerios después de una noche completa de sueño, pero después de una sesión de sueño corta, consumían mucho más: 1,000 calorías.

Además, los que dormían poco no podían resistirse a los alimentos apetitosos y consumían casi el doble de grasas y de proteínas que lo que consumía el otro grupo después de las sesiones largas de sueño. “El aumento de consumo de refrigerios y bocaditos ocurría al mismo tiempo que observábamos el aumento en el nivel de endocannabinoides”, afirma Hanlon.

La falta de sueño no solo obstaculizaba el autocontrol de los voluntarios. Cuando se les preguntaba cómo se sentían, los participantes privados de sueño reportaban mayor sensación de hambre que cuando habían dormido 8.5 horas. No se sabe la cantidad exacta de sueño que se necesita para evitar que aumente el nivel de endocannabinoides, pero probablemente está basada en las necesidades de sueño de cada individuo, precisó Hanlon. Pero según la Fundación Nacional del Sueño, los adultos deben de tener de 7 a 9 horas de sueño por noche.

Los investigadores y dietistas desde siempre han sabido que hay una conexión entre la falta de sueño y el aumento de peso, pero la mayor parte de las investigaciones se han concentrado en las hormonas leptina, grelina y cortisol, otras sustancias que se sabe que afectan el metabolismo y los ritmos del hambre.

En su investigación, Hanlon también monitoreó esas sustancias, pero es la primera vez que se vincula la falta de sueño y el exceso de comer con los endocannabinoides. “Nuestro estudio refuerza la importancia de tener una buena higiene de sueño”, señaló Hanlon. “Dormir lo necesario es un factor esencial para mantener una buena salud general“.

Pero no siempre es fácil dormir lo necesario. Según un sondeo reciente de Consumer Reports, 68% de los estadounidenses –unos 164 millones– batallan para dormir por lo menos una vez a la semana; y 27% tiene problemas para dormir, o mantenerse dormido, la mayoría de las noches. Si eres uno de ellos y sientes los efectos de la falta de sueño, consulta nuestra guía para dormir y para mantenerse dormido. Podría ayudarte a dejar de tomar píldoras para dormir o usar otras ayudas para el sueño y también para deshacerte de algunos kilos

Pin It