Banner Observatorio Nutricional izquerda
Banner Observatorio Nutricional derecha

Las bebidas dietéticas no son saludables


Diversos estudios han demostrado que el exceso en el consumo de azúcar esta relacionado a una serie de problemas de salud, principalmente obesidad y enfermedades crónicas. Uno de los elementos que contribuye a ese problema (además de falta de actividad física, exceso de comida y alimentos procesados) es el consumo de bebidas excesivamente azucaradas como gaseosas, jugos de frutas artificiales, bebidas energizantes y deportivas.

Ante eso, mucha gente cree que al tener “cero calorías” las bebidas dietéticas, “light” o de dieta son una alternativa saludable al consumo de las bebidas azucaradas. Pero una reciente revisión, publicada en PloS Medicine por investigadores ingleses y brasileños, pone en duda esa aseveración y demuestra que las bebidas dietéticas no tienen nada de saludables.

Magnitud del problema

No hay duda que la obesidad se esta convirtiendo en una epidemia mundial que explica la explosión de enfermedades crónicas como infartos cardiacos, derrames cerebrales, diabetes y cáncer. En el Perú por ejemplo, el 58% de los adultos y el 15.5% de niños entre 5 y 9 años tienen ya obesidad y sobrepeso. Enfocándonos en el consumo de bebidas excesivamente azucaradas, en el 2015 se reveló que los peruanos consumen aproximadamente 100 litros de gaseosas excesivamente azucaradas per cápita por año, lo cual esta felizmente lejos del consumo de México, campeón mundial de consumo de gaseosas con 165 litros per cápita por año. En EE.UU., estas bebidas proveen el 46% del exceso de azúcar diario que consume la gente.

Tanta es la magnitud del problema, que en marzo del 2015, la Organización Mundial de la Salud publicó sus guías para el consumo de azúcar e instó a los gobiernos a legislar para que sus pobladores obtengan menos del 10% de sus calorías diarias del azúcar.

Respuesta de la industria

Debido a que desde hace mucho tiempo se sabe que el exceso de azúcar esta relacionado a problemas de salud, los investigadores refieren que la industria de bebidas azucaradas reaccionó con diversas iniciativas, entre ellas cabildear por “auto regulación voluntaria”, influenciar la investigación científica (recordemos el escándalo surgido el 2016 cuando se descubrió que manipulando el desarrollo de las guías de nutrición norteamericanas en los años setenta, la industria del azúcar exculpó al azúcar y culpó a las grasas de las enfermedades del corazón), promoviendo la actividad física y los deportes, y contribuyendo económicamente a los candidatos a puestos políticos.

En ese sentido, una de sus principales iniciativas fue la reformulación de sus productos y crearon la línea de gaseosas dietéticas o “light” como una alternativa saludable a sus productos azucarados. Actualmente, 25% de las ventas de gaseosas en el mundo son del tipo dietético o “light” y su consumo se ha duplicado en los niños norteamericanos entre el 2000 y el 2008. En el Perú, como en otros países latinoamericanos, se espera que el consumo de bebidas dietéticas aumente progresivamente a medida que el público se vaya dando cuenta que las gaseosas azucaradas no son saludables.

Impacto de bebidas dietéticas sobre la salud

La revisión que hacen los investigadores sobre el impacto de las bebidas dietéticas en la salud del ser humano es exhaustiva y están encaminadas a responder a la aserción de la industria de que al tener cero calorías, las bebidas dietéticas son una alternativa saludable a las bebidas azucaradas. Lo que encuentran es que diversas investigaciones han demostrado que al engañar al sensorio (gusto dulce en la lengua), las bebidas dietéticas disparan mecanismos compensatorios que hacen que la persona consuma otros productos con alto número de calorías. Al parecer ese efecto es potenciado por el demostrado efecto que tienen los edulcorantes usados en las bebidas dietéticas sobre la composición de la microbiota intestinal, antiguamente llamada flora intestinal.

Con respecto al control del peso, los investigadores encuentran resultados contradictorios, los cuales dependen de quien financió el estudio. En estudios subvencionados por la industria los resultados son favorables, en aquellos estudios independientes, los resultados indican que las bebidas dietéticas pueden incluso hacer que sus consumidores aumenten de peso. Al respecto, un estudio en 81 mujeres obesas con diabetes de tipo 2 a quienes se les dio una dieta idéntica pero un grupo tomó agua y el otro una bebida dietética, demostró que aquellas que tomaron una bebida dietética aumentaron mas de peso que las que tomaron agua.

Los autores concluyen que no existe ninguna evidencia científica que demuestre que las bebidas dietéticas o “light” sean beneficiosas para la salud y al contrario, al alterar la microbiota, podrían ser no saludables.

Corolario

Se dice que aquellos que olvidan la historia, están condenados a repetir los mismos errores del pasado. Al respecto, en los años cincuenta, al sentirse acorralados por la enorme evidencia de que el cigarrillo causaba enfermedad y muerte, la industria del tabaco inventó y promovió el uso de los cigarrillos “light” como una alternativa saludable al cigarrillo regular. Pensamos que estamos ante el mismo escenario, las bebidas dietéticas, promovidas como una alternativa saludable al consumo de bebidas excesivamente azucaradas, no previenen el aumento de peso, no son beneficiosas para la salud y pueden, al contrario, ser no saludables.

Debido a que por alguna razón, probablemente por no haber estado expuestos al agua pura durante nuestra niñez, mucha gente prefiere consumir bebidas azucaradas. Pensamos que además de volver a recuperar el consumo de las bebidas naturales que consumíamos durante nuestra niñez, el enseñarle a los niños a desarrollar el gusto por el agua pura es fundamental.

Lo que si parece ser cierto, en base a las investigaciones científicas, es que las bebidas dietéticas no son una alternativa saludable.

FUENTE:
http://elcomercio.pe/blog/cuidatusalud/2017/01/las-bebidas-dieteticas-no-son-saludables?ref=portada_home&ft=mod_zonablogs